RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

Las terapias de la adicción a la heroína y el crack funcionan

Después de seis meses, la mayoría de los pacientes logra abandonar el consumo, según un estudio realizado en Londres, en el que se señala que las estrategias psicológicas y farmacológicas han mejorado significativamente

Es difícil escapar de las garras de las drogas, pero no imposible. Gracias a la mejora de los tratamientos, las cifras de ex toxicómanos han aumentado. Dos tercios de los adictos a la heroína y al crack (forma fumada de la cocaína) que se someten a terapia abandonan el consumo o lo reducen significativamente, según un estudio sobre la eficacia de los programas de deshabituación en Inglaterra.

El trabajo, publicado en "The Lancet", muestra la evolución de más de 14.000 pacientes que fueron tratados durante un mínimo de seis meses.

Las cifras de abstinencia durante los 28 días previos a la última revisión clínica fueron muy elevadas: el 42% de los heroinómanos y el 57% de los consumidores de crack. Un porcentaje no desdeñable de quienes no lograron abandonar las sustancias lograron, al menos, reducir su consumo: el 29% de los que estaban "enganchados" a la heroína y el 8% de aquellos que fumaban cocaína. Sin embargo, las tasas de éxito fueron inferiores entre quienes eran adictos a ambos estupefacientes.

Los autores conjeturan que, si ya es difícil dejar una, todavía es más complejo cambiar de hábitos frente a dos sustancias altamente adictivas. La elección de la heroína y el crack para evaluar la eficacia de los programas de desintoxicación no es casual. "Son las dos drogas que producen más deterioro a nivel biológico, psicológico y social", explica Alberto Sancho, médico de la Unidad de Conductas Adictivas de Xátiva (Valencia).

Este experto considera que los resultados obtenidos en el estudio inglés son extrapolables a España, ya que en nuestro país también nos hemos beneficiado de las numerosas aportaciones al arsenal terapéutico.

En el caso de la adicción a la heroína, la administración de metadona es la terapia fundamental, acompañada de una intervención psicológica. Para la cocaína no existe ningún fármaco específico, por lo que las tácticas se basan más en el control de los síntomas, recurriendo a distintos fármacos y a los métodos más eficaces de la psicología. "Las estrategias motivacionales y de prevención de la recaída han evolucionado mucho", valora Sancho. "El pacto terapéutico con el paciente es la mejor herramienta", añade.

Los avances en el conocimiento de la neurología y la psiquiatría también han aportado armas muy valiosas al tratamiento de las adicciones, como los fármacos eutimizantes (que estabilizan el estado de ánimo), los antidepresivos y los antipsicóticos.

Otra de las claves del buen funcionamiento de las terapias es que las toxicomanías se abordan actualmente con una visión global, teniendo en cuenta los aspectos biológicos, psicológicos y sociales. "Hay que tener en cuenta las patologías psiquiátricas que producen las drogas, pero también los problemas orgánicos, que pueden ser neurológicos, cardiacos, hepáticos...", apostilla el galeno. Sancho se muestra optimista respecto a las perspectivas de recuperación de las personas adictas, aunque reconoce que un buen número de ellas no acude nunca a un centro de deshabituación. Pero la gran mayoría de quienes sí recurren al sistema sanitario logran superar el problema o, como mínimo, mejorar notablemente su calidad de vida.

El especialista en drogadicción desmiente la imagen de las unidades de conductas adictivas como lugares en los que predominan los pacientes "irrecuperables". "Los médicos internos residentes (MIR) que se forman conmigo suelen decir que se esperaban otra cosa. Sin embargo, ven muchos resultados positivos", aclara.

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org