RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

El sector salud pierde peso en la cooperación española a pesar del incremento de la AOD

España se sitúa entre los 10 primeros donantes del Comité de Ayuda al Desarrollo y de la Unión Europea. Ahora bien, tal evolución debe ser situada en un contexto de crecimiento general de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) lo que hace que, en realidad, la salud pierda peso relativo con respecto a otros sectores de actuación

Médicos del Mundo, Medicus Mundi y Prosalus presentan el Informe 2008: La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria.

La ayuda española al desarrollo para la salud registró, en 2007, un aumento de cinco millones de euros. De esta forma, España se sitúa entre los 10 primeros donantes del Comité de Ayuda al Desarrollo y de la Unión Europea. Ahora bien, tal evolución debe ser situada en un contexto de crecimiento general de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) lo que hace que, en realidad, la salud pierda peso relativo con respecto a otros sectores de actuación.

Por otra parte, se cuadriplicó el volumen de ayuda reembolsable en este sector, algo que, según el informe La salud en la cooperación al desarrollo y la acción humanitaria, es inaceptable. El documento, elaborado por las ong Médicos del Mundo, Medicus Mundi y Prosalus, aboga por el mantenimiento de los compromisos asumidos internacionalmente y la coordinación de iniciativas bajo el liderazgo de la Organización Mundial de la Salud.

En términos globales, la situación de la salud mundial es mejor que hace 30 años, aunque continúa estando lejos del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En este sentido, cada vez existe un mayor consenso sobre la necesidad coordinar actuaciones y fortalecer los sistemas de salud públicos para alcanzar las metas establecidas.

Aunque la esperanza de vida ha aumentado de forma general, existen países en los que ha caído escandalosamente. Tal es el caso de Lesotho (donde ha descendido 21 años) o Zimbabue (donde ha caído 19 años). En los países empobrecidos, las principales enfermedades siguen siendo el VIH/Sida, la malaria, la tuberculosis, y la poliomelitis. Se unen ahora también las enfermedades como el tabaquismo, alcoholismo, enfermedades mentales y cardiovasculares, que provocan el 52% de las muertes anuales.

Además, el cambio climático produce anualmente 150.000 muertes, cifra que, según expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se duplicará para el año 2030.

Los países donantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) disminuyeron su ayuda al desarrollo del 0’31% de 2006, al 0’28% de 2007. De esta forma, y dada la previsible disminución de fondos debido a la crisis económica mundial, el objetivo comprometido del 0,7% se aleja cada vez más. Es necesario, que los países donantes cumplan los compromisos financieros suscritos internacionalmente en materia de AOD, en general, y de salud, en particular.

La arquitectura de la cooperación internacional es cada vez más compleja: nuevos actores, iniciativas y donantes pueden llegar a crear un multilateralismo paralelo a Naciones Unidas. Por tanto, es necesario favorecer la coordinación en el área sanitaria que sea liderada por la OMS. Además, hace tiempo que venimos reclamando la necesidad de una estrategia de salud conjunta para los países de la UE, que ayudaría a cumplir uno de los principios básicos de la ayuda: la previsibilidad.

La AOD española continúa su crecimiento. El sector salud, a pesar de haber recibido cinco millones de euros más, ha perdido peso relativo, pasando del 8,55% de la AOD al 7,95% de acuerdo a los datos de la Agencia Española de Cooperación Intenacional para el Desarrollo. En términos generales, la ayuda se canaliza a través de organismos internacionales como el Fondo Global contra el Sida, la Malaria y la Tuberculosis, primer receptor de la ayuda multilateral en salud, con un total del 85,25%. Este hecho es sorprendente, puesto que se trata de iniciativas que, aunque realizan actuaciones destacables, trabajan contra problemas concretos olvidando otras necesidades sanitarias de la población.

Por otra parte, la ayuda reembolsable en el sector salud se multiplica casi por cinco. Una práctica inaceptable, puesto que la utilización de ayuda reembolsable conlleva el endeudamiento de los países poniendo en riesgo el acceso al sistema sanitario.

En una época de crisis económica como la actual, es necesario que los compromisos se mantengan. La reciente aprobación del Plan Director de la Cooperación Española 2009-2012 abre nuevos retos en este sentido. Para Prosalus, Medicus Mundi y Médicos del Mundo, este Plan debería ser el de la consecución del 0,7%, y además un 0,7% que esté orientado a resultados y a una mejora real de la salud de las poblaciones más pobres”.

Además, las tres organizaciones consideran que la UE, como primer donante mundial, debería pasar de las palabras a los hechos ya que por primera vez en 10 años, la UE disminuyó en 2007 el tanto por cierto que destina a cooperación. En el ámbito de salud, además, carece de una estrategia definida que concrete las prioridades en este ámbito.

La salud se mantiene como un sector prioritario dentro de la cooperación descentralizada. En 2007, creció de forma global unos 65 millones de euros, hasta alcanzar los 511 millones. La heterogeneidad en presupuestos y prioridades dificulta la efectividad de actuaciones conjuntas; se hace necesario contar con mecanismos de coordinación que faciliten la interacción entre las Comunidades Autónomas.

Las seis Comunidades que más presupuesto destinan a este sector (Andalucía, Cataluña, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, Comunitat Valenciana y Navarra) suponen un 68’5% de toda la AOD en salud. Pero las cifras absolutas pueden enmascarar el esfuerzo real que realiza cada una de ellas. Hay que tener en cuenta el porcentaje de la AOD total que se destina a salud. Y entonces los datos cambian de forma que Extremadura es la comunidad que mayor porcentaje ofrece a la salud (19,84%), seguida de Navarra (19,37%) y Aragón (16,35%).

Internacionalmente, la acción humanitaria ha adquirido un carácter propio dentro de la cooperación. En España, el presupuesto destinado a este tipo de acciones ha descendido un 4,4% con respecto a 2006, pasando de 248 millones de euros a 237.

El gran reto para la cooperación Española es la elaboración de un plan de acción que lleve a la práctica el compromiso firmado en 2004 con los Principios de Acción Humanitaria de los donantes.

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org