RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

Museos del tráfico de drogas en México

En México DF existe un museo, desde 1985, en el que se puede contemplar las diferentes foremas ideadas por los narcotraficantes para transportar drogas

En su máxima expresión, los museos son gloriosos centros culturales, reflejando los mayores logros de la creatividad humana, de su inventiva y su arte. Sin embargo, no todo en toda cultura es glorioso, y también hay museos para esos aspectos, razón por la cual, oculta del público, hay una institución aquí dedicada al lado oscuro de México, el Museo de las Drogas.

Es un lugar que deja a quienes logran entrar en él meneando la cabeza y lamentando la larga guerra, vigorosa pero mayormente sin éxito, que este país ha librado por controlar narcóticos ilegales.

Administrado por las fuerzas armadas de México y abierto solamente a cadetes que se gradúan e invitados selectos, el Museo de los Enervantes presenta la guerra en contra de las drogas en toda su fealdad y complejidad. Hay una sala dedicada a las antiguas raíces del uso de drogas en Mesoamérica, como el uso del peyote y hongos alucinógenos por parte de los mayas y los aztecas, así como exposiciones que muestran todo lo que hace el Ejército para intentar acabar de raíz con la oleada, arrancando de raíz matas de marihuana y descubriendo reservas ocultas de cocaína y heroína.

"Erradicas en un lugar y sigues avanzando, y cuando regresas, ya están cultivando de nuevo", comentó el Mayor Mario Ayala López, quien insistió en que no se mostrara su rostro en ninguna fotografía, lo cual es una atípica petición viniendo de un curador de museo pero una realidad en el México actual, donde la violencia de las drogas no conoce límites.

A fin de darles a los cadetes una idea de lo que estarán cazando una vez que sean destacados al campo, las mismas drogas están expuestas, muestras reales bajo vidrio de todo, desde metanfetaminas -- que son fabricadas en enormes cantidades en laboratorios mexicanos -- hasta heroína, así como marihuana, que es cultivada en campos ocultos en áreas de todo el país. El mismo museo no podría ser más seguro, localizado en la planta alta de la Secretaría de la Defensa Nacional.

A lo largo de los corredores, hay un maniquí de un agricultor recargado bajo un árbol con un rifle en las manos, custodiando un campo de amapola y marihuana. Alrededor del cuello lleva una imagen de Jesús Malverde, considerado el santo patrono de los forajidos. En la cercanía hay un tablón con clavos sobresaliendo, una trampa improvisada concebida para herir a cualquiera, pero en particular a los soldados, que pudieran acercarse furtivamente.

En una vitrina hay expuestas notas reales que los soldados han recuperado en redadas en campos donde se cultivan los precursores de las drogas que serán fumadas, inhaladas o inyectadas. Los mensajes escritos a mano son peticiones de los agricultores a los soldados para que dejen sus campos en paz a cambio de un poco de dinero.

Se requiere inventiva para transportar las drogas hasta el mayor mercado en la tierra, Estados Unidos, y existe una sala entera dedicada a eso. Zapatos llenos de droga e incluso una tabla de surf llena de drogas están expuestos. Hay una dona rociada con semillas de amapola que iban a ser usadas para producir heroína, así como una muñeca que estaba rellena de drogas y que después fue entregada a un menor para que la transportara.

Una figura femenina que fue aprendida en Tijuana aparece con el vientre protuberante, que era causado no por un embarazo sino por un paquete que contenía varias libras de cocaína envueltas con firmeza. Una fotografía muestra a otra traficante, esta con la cocaína implantada quirúrgicamente en las nalgas. Ella murió luego que uno de los paquetes se reventara a su llegada en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México.

Hacia el final del recorrido del museo, que fue inaugurado en 1985, se presenta a las personas que han convertido a México en el principal país de narcotráfico en este hemisferio. Hay una figura de un estereotípico narcotraficante calzado con vistosas botas, una enorme hebilla con una hoja de marihuana y abundante joyería.

En el muro hay una fotografía del hijo de un narco, un bebé vestido con ropa camuflada, rodeado de docenas de escopetas. "Hay generaciones que crecen dentro de esta cultura", dijo Ayala. "Para ellos, es normal".

Más adelante hay algunas de las prendas de vestir recuperadas durante redadas de narcóticos, como un abrigo a prueba de balas y una camisa blindada tipo polo, ambas diseñadas por Miguel Caballero, diseñador colombiano de ropa que administra una costosa boutique no muy lejos de aquí.

A los narcotraficantes les sobra el dinero para gastar, y este museo da una probada de algunos de sus hábitos de consumo. Hay un teléfono celular con incrustaciones de oro que fue recuperado de Daniel Pérez Rojas, uno de los fundadores de los Zetas, grupo paramilitar, y abundantes armas decoradas con piedras y metales preciosos. Una pistola Colt, recuperada de Alfredo Beltrán Leyva, uno de los líderes del temido cártel de Sinaloa que fue detenido en enero, porta la muy repetida cita revolucionaria: "Prefiero morir de pie que vivir de rodillas".

Hay otra pistola Colt con incrustaciones de esmeraldas que solía pertenecer a Joaquín Guzmán Loera, el líder del cártel de Sinaloa y probablemente el traficante más buscado de todos. Llevaba marcadas las iniciales ACF, de Amado Carrillo Fuentes, quien encabezó en otra época al cártel de Juárez pero murió mientras era sometido a una cirugía plástica, en 1997. Probablemente el arma fue un regalo de Carrillo a Guzmán, especuló el curador, y por tanto la indicación de una alianza entre sus cárteles rivales.

En ninguna parte del museo de puede encontrar la palabra "guerra", ya que el Ejército Mexicano considera que su misión en contra de los narcóticos es algo diferente a eso. "Nosotros no usamos ese término", dijo Ayala, quien vestía su uniforme de gala mientras caminaba a grandes zancadas por el museo.

Sin embargo, en la entrada del museo, hay un santuario que presenta los nombres de 570 soldados mexicanos que han muerto combatiendo las drogas ilegales desde 1976. En los últimos dos años, desde que el Presidente Felipe Calderón ha enviado soldados a más misiones antidrogas que cualquiera de sus predecesores, se han agregado 67 nombres más a la lista. Lo triste es que aún sobra mucho espacio en el muro para más .

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org