RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

El uso de anfetaminas se asocia a un riesgo mayor de linfomas en personas con VIH

La información sobre el uso de drogas recreativas por parte de personas con VIH y su impacto en el curso de la infección y en el éxito del tratamiento antirretroviral es escasa y, a veces, contradictoria

El uso de anfetaminas y de compuestos relacionados (cristal, éxtasis) se ha asociado a depresión y a cambios en la personalidad. Además, estudios llevados a cabo en el laboratorio sugieren que este tipo de sustancias podrían debilitar el sistema inmunitario. De hecho, se han registrado recuentos bajos de CD4 y otros signos de debilidad inmunitaria en personas con VIH que toman éxtasis. Sin embargo, la asociación entre uso de anfetaminas y cáncer no ha sido descrita con tanta rotundidad, pues se han publicado hallazgos discordantes.

Ahora, en un trabajo que aparece en la versión online de la publicación Cancer Causes and Control, un grupo de investigadores estadounidenses aporta nuevos datos que confirman la asociación ya apuntada anteriormente entre el uso de anfetaminas y el riesgo de desarrollar cáncer.

Desde principios de la década de los años 80 el Estudio Multicéntrico de Cohorte del Sida (MACS, en sus siglas en inglés) realiza un seguimiento de la salud de hombres con infección por VIH o en riesgo de adquirirla. Los investigadores de esta cohorte han analizado su base de datos en busca de información recogida entre 1984 y 2002. Se centraron en 1.788 hombres que tenían infección por VIH en el momento de entrar en MACS y de 461 hombres que en principio eran VIH negativos, pero que adquirieron el VIH posteriormente.

El perfil de estos 2.249 hombres en el momento de entrar en el estudio fue el siguiente: Su edad media era de 33 años y la media de recuentos de CD4 de 578 células/mm3. El 23% tomaba anfetaminas una vez al mes o con menor frecuencia, mientras que el 4% aseguró hacerlo una vez a la semana o más a menudo. El 38% usaba cocaína una vez al mes o menos, mientras que el 4% dijo tomarla una o más veces por semana. El 73% de estos hombres afirmó también haber practicado sexo anal receptivo sin utilizar siempre preservativo. En conjunto, los hombres que usaban anfetaminas eran relativamente jóvenes, tendían a ser fumadores y a practicar sexo sin protección de vez en cuando.

Durante el estudio, se registraron 171 casos de cáncer linfático, especialmente de linfoma no de Hodgkin. Aquellos hombres que tomaban anfetaminas una o más veces por semana tuvieron 5 veces más probabilidades de desarrollar linfoma que aquéllos que no tomaban anfetamina con la misma asiduidad. Esta asociación fue estadísticamente significativa. El equipo de investigadores también halló una relación estadística con el uso de anfetamina tres años antes del desarrollo del linfoma. En cambio, el consumo de cocaína, marihuana y otras drogas no se relacionó con el desarrollo de linfomas.

Es importante que se lleven a cabo más investigaciones sobre el uso de drogas en la infección por VIH. En España, un país con elevados índices de consumo según fuentes oficiales, los datos que se desprenden de este tipo de investigaciones pueden ayudar a las personas con VIH a tomar decisiones informadas sobre su estilo de vida y a las personas que trabajan con ellas a desarrollar unos programas adecuados de reducción de daños.

 


C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org