RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

Aumenta el uso con fines eróticos de drogas entre los jóvenes europeos

Cocaína para un sexo más intenso y duradero, éxtasis, el favorito de los chicos, para aguantar más; cannabis, para relaciones con mayor sensualidad; alcohol, como comodín, para todo, pero especialmente para lograr la desinhibición que permite ligar. Un estudio realizado en varios países y publicado en BMC Health pone de manifiesto la tendencia entre los jóvenes europeos a recurrir a las drogas con fines relacionados con la sexualidad

El diario El País publica que la investigación parte de una muestra de 1.341 jóvenes de entre 16 y 35 años que frecuentan los garitos de moda en Liverpool, Palma de Mallorca, Viena, Atenas, Venecia, Lisboa, Berlín, Brno en la República Checa y Ljubljana en Eslovenia. Según este estudio, un 28,6% de los jóvenes usa el alcohol exclusivamente para encontrar pareja, y un 26,2% toma cocaína para prolongar el sexo. En la muestra se han seleccionado a jóvenes que frecuentan los lugares de marcha y no pretende ser representativa de este segmento de edad, pero señala una tendencia en ciertos ambientes en los que el consumo de drogas está culturalmente más aceptado y donde menos conciencia del riesgo existe.

"No es coincidencia entre que mientras que hay jóvenes que beben y luego lamentan las relaciones sexuales que han mantenido bebidos existe también un uso consciente de sustancias como el alcohol con la finalidad de encontrar pareja. Y es significativo que uno de cada cinco consumidores de cocaína lo hace exclusivamente para explorar sensaciones sexuales", afirma Mark Bellis, investigador del centro de Salud Pública de la Universidad John Moores de Liverpool.

"Lo más sorprendente es la idea de estos jóvenes de que las drogas están ahí para servirse, para ellos tienen un sentido utilitario", explica el psiquiatra Amador Calafat, de la asociación europea Irefrea, que dirige el estudio. "A la mayoría le parece normal utilizar drogas para el sexo, lo hagan mucho o poco, y tan sólo un porcentaje ínfimo se plantea el porqué", añade.

El estudio se centra en tres aspectos: las implicaciones de las drogas en la iniciación al sexo, su uso para lograr determinados efectos sexuales y las consecuencias que ello tiene para la salud pública, particularmente la práctica de sexo no seguro. El estudio muestra, por ejemplo, una fuerte relación entre consumo habitual de drogas y precocidad en el inicio sexual, algo que afecta especialmente a las chicas: aquellas que toman drogas de forma habitual antes de los 16 años tienen seis veces más posibilidades de haberse iniciado antes en la práctica del sexo. En el caso de los chicos es tres veces más probable. El estudio también muestra una relación entre ciertos tipos de drogas y una mayor promiscuidad: los consumidores regulares de cocaína tienen cinco veces más posibilidades de haber tenido más de cinco parejas en el último año. Y los que abusan del alcohol son más propensos a haber tenido más de cinco parejas en el último año y haber practicado sexo sin protección. El intercambio de sexo por droga es una práctica asociada al consumo regular de cocaína y éxtasis; de uno de cada siete consumidores de éxtasis ha realizado esta práctica en el último año.

Las consecuencias del estudio son claras: una política de prevención del consumo entre los jóvenes ha de tener en cuenta el componente sexual. "No podemos tratar de solucionar el problema del alcohol, de la droga y de las relaciones sexuales no seguras de manera aislada, porque para mucha gente joven las tres cuestiones forman parte de una noche de marcha", afirma el profesor Bellis. En su opinión, hay que cambiar la percepción de las drogas: "Igual que fumar era considerado sexy hace unos años y esa imagen ha cambiado mostrando cómo una persona que fuma no es sexy por cuestiones como el olor, deberíamos insistir en que, lejos de lo que creen muchos jóvenes, los efectos que las drogas tienen en el rendimiento sexual son muchas veces muy negativos".

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org