RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

Noticias de los socios |

Una mirada de género sobre el consumo de alcohol y otras drogas en mujeres inmigrantes

Nueva investigación de Fundación Atenea

El objetivo principal de la investigación realizada con la financiación de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, se centra en analizar la realidad de mujeres inmigrantes en España con consumos abusivos de sustancias adictivas, indagando en la relación entre fracaso del proyecto migratorio, factores de género y consumo de alcohol y otras drogas.

El estudio se realizó en tres localizaciones concretas, Madrid, Girona y Sevilla, al ser de las provincias con más índice de población emigrada en España, lo que nos asegura, además de un acceso relativamente factible al objeto de estudio, también la heterogeneidad en los discursos obtenidos, así como ricas y múltiples experiencias de trabajo y de atención directa con población emigrada, en concreto con mujeres.

No obstante, cabe decir que no ha sido fácil localizar a mujeres emigradas, en concreto consumidoras en tratamiento, ya que –y adelantamos uno de los resultados de la investigación, que también se comprobó en otros estudios realizados por la Fundación Atenea - las mujeres con circunstancia de adicción no tienden a acudir a recursos específicos, y entre ellas, aún menos las de origen extranjero. Por lo tanto, los recursos de drogodependencias no suelen atender a esta población de mujeres. En el grupo de discusión surgió este debate y se profundizó en las posibles causas, aportando alguna solución al respecto. En el bloque donde se exponen los resultados, a continuación, se hace más hincapié en esta conclusión.

Entre las conclusiones que arroja la investigación, destacan el hecho de que el proyecto migratorio es diferente, tanto en causas, como en desarrollo, como en consecuencias, para las mujeres y para los hombres que lo emprenden. Ya en las causas, por ejemplo, entre las mujeres entrevistadas se comprueba que aunque no hay un motivo migratorio mayoritario, se observa que la generalidad de las razones del proyecto migratorio están relacionadas con la variable cuidado de los/as hijos/as, sin influir la edad de las mujeres entrevistadas, ni tampoco su nivel socioeconómico.

Las mujeres inmigrantes reúnen dos factores de exclusión: ser mujeres y ser población emigrada.

Y son en muchas ocasiones el ejemplo de que la exclusión social no es un proceso al que llegan las personas de menor nivel socioeconómico, porque muchas de estas mujeres cuentan con una cualificación formativa y profesional elevada, es decir, cuentan con esa premisa necesaria para incluirse en la sociedad actual, como es la formación apropiada para poder optar a un empleo. Pero también cuentan con esos dos hándicaps, son mujeres y son inmigrantes, por lo que personifican dos circunstancias que no se enmarcan dentro de ese prototipo que es el apto para la sociedad de hoy en día: “varón, de elevada posición socio económica, con plenos derechos de ciudadanía, blanco y adscrito a la cultura dominante”, como se señala en un estudio de Colectivo Ioé titulado Mujer, inmigración y trabajo. Así, existen mujeres inmigrantes formadas que vienen a desarrollarse profesionalmente a España que tras mucho tiempo de búsqueda acaban optando a trabajos como el servicio doméstico, del que sí existe importante demanda porque no requiere condiciones laborales regulables (actualmente, sí hay en vigor una ley sobre el Servicio Doméstico de la que todavía no se pueden extraer conclusiones). Además, otro hándicap es la dificultad de homologar sus carreras universitarias en España.

Tratando de relacionar el hecho migratorio o el asentamiento en el país de acogida con posibles situaciones de exclusión social vinculadas con esas dificultades y el consumo de sustancias adictivas, encontramos dos motivos diferenciados por los que las personas emigradas pueden comenzar a consumir abusivamente en el país de llegada y que vienen, así mismo, definidos por la edad. Se indica que las personas más jóvenes mantienen un consumo más ligado con la adaptación a las pautas culturales del país de llegada – -lo que indica que por lo general existe más consumo entre la población española y especialmente la población joven, que en los países de las personas entrevistadas, o esa es su percepción-, mientras que las personas más adultas consumen abusivamente en entornos  desestructurados generados por un proyecto migratorio dificultoso. No obstante, influye de manera importante la mayor o menor exposición a según qué valores culturales predominantes para el consumo abusivo de alcohol y drogas de la población, en concreto de mujeres, y más de mujeres emigradas.

El consumo de drogas en la población de mujeres, como ya se ha analizado en diversos estudios, muchos de los cuales realizados por la Fundación Atenea, está fuertemente penalizado por la sociedad, porque supone una transgresión de los roles de género que las mujeres “deben cumplir” por ser mujeres.

Si además de ello, como hemos visto, las mujeres son extranjeras, los factores exclusores ya son tres: mujer, inmigrante y drogodependiente– mientras que las personas más adultas consumen abusivamente en entornos de desestructuración generados por un proyecto migratorio dificultoso.

Tanto en las mujeres entrevistadas que empezaron su consumo en España como en las que lo iniciaron en su país los motivos están relacionados con cuestiones de género.

Así, queda demostrado que al margen del contexto donde se produzca el consumo  abusivo de alcohol y/o drogas en población femenina debe ser considerado de manera diferenciada y analizado desde la perspectiva de género. No obstante sí se deben tener en cuenta circunstancias concretas de género que datan del espacio; en proyecto migratorio femenino, en concreto, hemos analizado el ejercicio de la prostitución en muchas ocasiones vinculado a redes de trata, la violencia de género y la realización de empleos feminizados, especialmente el servicio doméstico, copados por mujeres extranjeras.

Entre las propuestas de acción que formula la investigación, extraídas de las opiniones de los/as informantes clave, figuran la necesidad de la existencia de programas sociales destinados a los hijos e hijas de personas extranjeras que llegan aquí por reagrupación familiar y que por motivos diversos no pueden comenzar o continuar sus estudios, y tampoco tienen oportunidades de trabajar, ya que suponen una forma de que esta población joven se integre en la sociedad a la que llega ofreciendo además su servicio a dicha sociedad de acogida; también la adopción de un cierto equilibrio entre la obligación legal de contar con una determinada documentación para residir en España y la necesidad de atender a las personas que más lo necesitan, que en muchos casos, carecen de dicha documentación; la idoneidad de integrar la atención a mujeres emigradas en la atención a mujeres general, tendiendo a la normalización, valorando que en ellas se incluye un segundo factor de exclusión, como es ser inmigrante, así como la tendencia también a la normalización de la atención a las personas inmigrantes en general; la eliminación de atenciones y actitudes paternalistas que victimicen a las personas/mujeres emigradas; la reflexión con las mujeres emigradas sobre el falso concepto de libertad y de falsa integración, muy vinculado también con pautas masculinas y, en el caso de la atención a problemáticas más específicas como el consumo abusivo de alcohol y/ o drogas hay que tratar de ofrecer una atención que desmitifique, que evite el sentimiento de miedo y de culpa en las personas. Igualmente, hay que tratar de normalizar los centros de tratamiento de drogodependencias y valorarlos como otro tipo de recursos de atención más.

 Tanto ésta como el resto de investigaciones publicadas por Fundación Atenea pueden descargarse en la web la entidad: http://fundacionatenea.org/?cat=3

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org