RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

Un preso de la cárcel de Picassent, Valencia, muere en su celda víctima de una sobredosis de heroína

Aunque era un preso solitario que pasaba desapercibido y sin causar problemas, a J. J. R. J., de 35 años, se le veía especialmente aislado en los últimos días

Sentado en un banco del patio de la cárcel de Picassent, J. J. tenía mal color. Así se lo dijo un compañero, que lo animó a visitar el médico esa tarde. Al recluso se le diagnosticó un cólico. No era nada comparado a lo que iba a sucederle esa misma noche.

En su celda 134 del módulo 24 de Preventivos, J. J. R. J. sacó una papelina de heroína. Invitó a su compañero de celda, que aceptó el ofrecimiento. Él se inyectó la mayor parte de la dosis con una jeringuilla. Después, ambos se durmieron. Y a las 8.10 horas del domingo, en el primer recuento de presos del día, el funcionario encargado vio a J. J. inmóvil en su celda y dio aviso.

Los servicios médicos de la prisión constataron que estaba muerto y el médico forense estableció en una primera observación que había fallecido víctima de una sobredosis, según informaron varias fuentes de la cárcel de Picassent.

Una portavoz de Instituciones Penitenciarias confirmó ayer la muerte del recluso, pero subrayó que para determinar la causa del fallecimiento "habrá que esperar los resultados del análisis toxicológico".

En el registro de la celda se hallaron tres jeringuillas, procedentes del Programa de Intercambio de Jeringuillas que lleva a cabo la Fundación Salud y Comunidad desde 2004 con el objetivo de reducir los contagios de sida.

¿De dónde salió la droga? Esa información se desconoce. Según explican fuentes de la cárcel de Picassent, la forma más habitual de introducir la droga en la celda es llevarla "empetada", en argot carcelario, dentro del ano. Así logran salvar el cacheo de los funcionarios después de haber obtenido la sustancia ilegal a través de los familiares en sus visitas a la prisión, o bien en las salidas al exterior si tienen derecho a permisos. Hay una tercera opción: en 2008, dos funcionarios de Picassent fueron detenidos por tráfico de drogas en el interior de la cárcel.

El preso fallecido era un delincuente reincidente. Su último ingreso en prisión tuvo lugar en abril de 2009 por un delito de robo con violencia.

Según informaron fuentes cercanas al caso, el compañero de celda de J. J. R. J. admitió haber consumido heroína invitado por el fallecido. También añadió que, a las cuatro de la madrugada, al levantarse para ir al lavabo, vio a J. J. profundamente dormido y roncando. Cuatro horas después lo encontraron fallecido. Según el médico forense, la muerte se produjo alrededor de las seis de la madrugada.

Picassent es el centro penitenciario más grande de España. El Ministerio de Interior reconoce que en 2008 se produjeron un total de 691 incidentes graves o muy graves en la cárcel de Picassent. «Pero si se tuvieran en cuenta los de trascendencia menor, sumarían más de 2.000 incidencias a lo largo de ese año», denunció el portavoz del sindicato Acaip, Alberto Téllez.

La población reclusa se ha duplicado en los últimos años «y soporta un 75% más de internos de los que está capacitada para absorber. Sin embargo en 15 años, no ha aumentado el número de funcionarios», explicó.

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org