RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

Tras la ley Antitabaco los cigarrillos electrónicos han incrementado sus ventas un 806%

Son el último grito en lo que a dejar de fumar se refiere. Las farmacias los venden en grandes cantidades y en los medios de comunicación se promocionan con entusiasmo, pero los expertos no los recomiendan. Los cigarrillos electrónicos son el producto que más ha multiplicado sus ventas tras la prohibición de fumar en lugares públicos, pese a que presenta varios problemas desde el punto de vista médico.

"No es un buen método para dejar de fumar", resume el doctor José Luis Díaz-Maroto, coordinador nacional del Grupo de Tabaquismo en la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen). "Se evita el tabaquismo pasivo", concede este experto, ya que el humo que emite no contamina, pero no está demostrado que el propio fumador se beneficie en algo.

En España, el consumo de cigarrillos electrónicos ha aumentado un 806% en enero de este año respecto al mismo mes de 2010 (equiparables al tener las mismas características estacionales), según datos de la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (FEDIFAR). En comparación, otros productos como los sustitutivos del tabaco (parches de nicotina, por ejemplo) han experimentado un incremento de tan sólo el 39,9%, mientras que los medicamentos de prescripción (sobre todo la vareniclina) lo han hecho en un 145,6%.

Para combatir el tabaquismo hay que eliminar la dependencia gestual -además de la física y la psicológica- y eso es algo que no se puede lograr con los cigarrillos electrónicos, recuerda Díaz-Maroto. Esta circunstancia podría estar detrás del reciente auge del producto: el fumador puede abandonarse a su hábito gestual sin incurrir en una conducta ilegal ni perjudicar al resto. Otra cosa es que sirvan para abandonar la adicción.

"Habrá gente que deje de fumar con ellos, como con la acupuntura o las pulseras", ironiza este especialista. "Pero a nivel científico no está recomendado", remacha. De hecho, hay sospechas de que algunos cigarrillos electrónicos podrían contener compuestos perjudiciales e incluso cancerígenos, además de nicotina.

La agencia estadounidense del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) alertó ya en 2009, tras analizar varias marcas, de la presencia de sustancias cancerígenas, como nitrosaminas, y otras tóxicas, como el anticongelante dietilenglicol.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varias instituciones españolas, como la Junta de Andalucía o la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), están también estudiando estos productos por si pudieran ser nocivos. Los resultados de algunos de estos análisis podrían llegar en las próximas semanas.

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org