RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

Los análisis de Energy Control indican que el 91% de las muestras de cocaína analizadas están adulteradas

Consumir cocaína es cada vez más peligroso. Al riesgo de alteraciones psiquiátricas, trastornos nutricionales, cardiopatías y problemas neuronales hay que sumar ahora la depresión del sistema inmunológico. Un adulterante, el Levamisol, es el culpable. Energy Control, una ONG que analiza las drogas gratuitamente, estudió un total de 1.680 muestras obtenidas de consumidores en zonas de ocio de toda España. La mayoría estaban adulteradas. "Hay que aclarar que, en general, los que traen sus drogas a Energy Control es porque ya sospechan de su calidad porque se la han comprado a un vendedor desconocido", advierte uno de los médicos de la organización, Fernando Caudevilla.

El 91% de las 345 dosis de cocaína analizadas tenía adulterantes y el 23,2%, no tenían ni siquiera una pizca de esa sustancia. Solamente el 5,5% era pura. "En la cocaína hemos encontrado el mayor número de adulterantes", sostiene el informe. El más habitual es el Levamisol, presente en el 59%. Es un fármaco veterinario que se usa como antiparasitario y que produce una baja notable de los glóbulos blancos. Los usuarios dicen que incrementa la sensación del subidón. "Si bajan los glóbulos blancos, encargados de las defensas, uno es más susceptible a las infecciones. Hay mayor probabilidad de que se presente cualquier tipo de infección y de que sean más graves", explica Caudevilla. "Consumir cocaína con Levamisol es mucho más peligroso que consumirla pura", advierte.

Analgésicos, cafeína y anestésicos son otros de los adulterantes frecuentes, pero "el Levamisol es el que está despertando mayor preocupación por los potenciales efectos tóxicos que puede tener sobre los consumidores de cocaína por sus efectos tóxicos", señala el informe.

Los datos más destacados del informe son:

  • Se han analizado 1.680 muestras facilitadas por un total de 875 consumidores, muchos de ellos, usuarios habituales del servicio.
  • La mayoría de los usuarios no hubieran contactado con un servicio de prevención si no hubiera sido por el servicio de análisis de sustancias.
  • Las muestras proceden mayoritariamente de comunidades donde Energy Control tiene delegación: Cataluña, Madrid, Andalucía y Baleares.
  • La tasa de adulteración de las pastillas vendidas como MDMA es una de las más altas de las encontradas en los últimos años en el mercado del éxtasis.
  • En 2010, la mayoría de muestras de cocaína analizadas contenían cocaína más combinaciones de sustancias como la cafeína, la fenacetina, los anestésicos locales y el levamisol, siendo este último adulterante el que más preocupación está despertando por sus potenciales efectos tóxicos.
  • El speed, casi en el 100% de los casos, se presenta como una mezcla de anfetamina y cafeína.

Según el informe de Energy Control, las principales conclusiones del mismo son:

  • La adulteración de las sustancias no implica que se olviden los riesgos asociados a cada sustancia principal. Se deben considerar además los efectos de interacción entre sustancias de una misma muestra.
  • La única manera de saber con seguridad la composición de las sustancias adquiridas en el mercado negro es analizarlas en un laboratorio. En España existen tres organizaciones que prestan este servicio: Ailaket del País Vasco, Hegoak en Navarra y Energy Control.
  • El consumo de drogas no es una cuestión de ruleta rusa: hay muchas conductas que el usuario de drogas puede incorporar en su consumo para disminuir e incluso evitar los riesgos asociados.
  • Muchos de los problemas que acontecen en relación al consumo de drogas son fruto del desconocimiento y la falta de información y se hubieran podido evitar con un trabajo educativo previo.

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org