RSS de noticias de UNAD
Visita nuestro perfil en Facebook
Visita nuestro perfil en Twitter

SÍGUENOS:

Actualidad

> Noticias

UNAD |

UNAD Emprende llega a Galicia en una sesión de sensibilización celebrada en Vigo

Los días 19 y 20 de marzo se celebró la sesión de sensibilización del proyecto UNAD Emprende, un proyecto financiado por el Plan Nacional sobre Drogas a través de la convocatoria de la Ley del Fondo de Bienes Decomisados. Esta intensa sesión de dos jornadas de trabajo acogió a entidades de drogodependencias de Galicia con el objetivo de generar el debate y la reflexión en torno a la situación actual, construir estrategias de cohesión y trabajo en red y sensibilizar sobre iniciativas innovadoras de emprendimiento como fórmula de sostenibilidad de las entidades sociales. Esta experiencia tan singular está relatada desde una pespectiva diferente que esperamos que os guste.

Carla e Ignacio de UNAD han  estado en Vigo los días 19 y 20 de marzo con nosotros, con las personas que formamos las entidades que pertenecemos a UNAD.  Llevaban mucho tiempo sin venir a hacernos una visita desde Madrid y, aunque tenemos muchos contactos telefónicos con nuestros compañeros y nos vemos en jornadas, congresos y demás, no es lo mismo… en el territorio las cosas se ven y se viven de otra manera, como son en la realidad del día a día.

La idea era celebrar unas jornadas de sensibilización impulsadas por UNAD Emprende. El objetivo era crear un crisol de situaciones actuales de las personas en las organizaciones de Galicia, para después fundir todas esas imágenes  y dibujar un cuadro que tantas veces hemos imaginado que se llama “lo que me gustaría”, con las herramientas adecuadas empezar el boceto.

La primera sensación que tuvieron nuestros visitantes fue de agrado, de agrado por el encuentro con los otros, con aquellos que hacía tiempo que no veían; por la sorpresa de encontrarse de nuevo en algún lugar, en un lugar que al marcharse los allí convocados tenía que haber sido transformado en un taller de artesanos constructores de esperanzas, anhelos y oportunidades para el futuro. ¿Se conseguiría? ¿Y para quién? En primer lugar para todos los que estaban allí que formaban una organización, después para la organización a la que cada uno representaba y por último para tratar de conseguir el sueño de la transformación social; nada más y nada menos. Las pretensiones eran muy altas pero no para conseguirlas en esos días sino para que sean el lápiz que nos ayude a dibujar el camino hacia el que dirigirse en un futuro.

En el crisol, que como todos sabéis es un recipiente en donde se funden metales fueron empezando a caer las pequeñas resistencias que todos traíamos, algunas más duras y correosas y otras más blandas y fáciles pero debo decir que el desprendimiento fue generalizado. Todas acabaron allí fundidas y una vez hechas una masa informe comenzamos a moldear utilizando como herramientas los juegos que proponían, ellos las llamaban “dinámicas”, el lápiz para pintar el camino que después nos acercara al cuadro ¿recordáis?

En aquellas paredes había montones de ideas que nos podían llevar a otras situaciones distintas a las que  estamos viviendo; alternativas capaces de conseguir los cambios tan deseados, pensamientos emocionantes seguramente depositados a lo largo de nuestra experiencia, en la mochila que cada uno llevamos y que han permanecido ahí porque no era su momento.

¿Cuántas veces nos hemos emocionado con lo nuevo? ¿Hemos experimentado alguna vez el riesgo con nosotros mismos? El suelo al igual que las paredes se fue convirtiendo en un campo de juego en donde  creamos  la realidad de las organizaciones que día a día nos negamos.  La consciencia de nuestra situación se hacía presente y la conciencia del camino que quedaba por recorrer era la tarea-riesgo que había por delante.

Construimos contenidos de conceptos de los que oímos hablar todos los días, como si fueran bálsamos reparadores que alivien la mirada fatigada del que busca el futuro y no lo ve…. Emprendimiento, Innovación. Pero es que además hubo momentos muy emocionantes cuando instalados en la locura de la espiral del tiempo, caímos en la cuenta de que en nuestros orígenes habíamos sido emprendedores sociales y eso lo descubrimos cuando detectamos una necesidad, nos juntamos unos cuantos y decidimos hacer la transformación social de crear organizaciones para dignificar a las personas que tienen problemas. ¡¡¡Qué momento tan potente!!!

La emoción contenida ahora desbordada ponía en valor toda la historia de un quehacer y de un saber que tiene que renovarse, que debe incorporarse a los tiempos, que ha de aprovechar su experiencia para construir y seguir haciendo transformación social. Ser innovadores sociales creando nuevas iniciativas que ayuden a resolver los retos sociales que tenemos por delante; generar ideas que funcionen para el bien común.

Las personas, la estrategia, la conexión entre manos y mente, la creación de los lazos sociales y la expresión de las emociones es algo que todos hemos vivido a lo largo de estos días, cuestiones que destacaríamos para todas las organizaciones porque recordemos dos axiomas importantes; no existe la organización existe organizarse; en segundo lugar en la medida en que las personas evolucionan, evoluciona la organización.

Lo que ha quedado al descubierto estos días es que contamos con un enorme capital humano que no se puede contar pero que si podemos sentirlo. Lo que ha quedado al descubierto estos días es que sí somos capaces de construir comunidades de aprendizaje, lo que sí ha quedado al descubierto estos días es que en las organizaciones pueden ser estructuras abiertas de participación.

Esta conversación está narrada por un artefacto verde transparente, con brazos largos de punta luminosa y que cuelga de un techo como si de una araña se tratara. Me llamo la “Lámpara de Ángela” y habito en una casa de comidas de Vigo que se llama "El Picadillo" en la que Carla e Ignacio intercambiaron todo lo que aquí se dice. 

C/Canarias 9, local - 28045 Madrid
Tel: 902 313 314 / 91 447 88 95 - Fax : 91 467 39 61
Email: unad@unad.org