UNAD
19 diciembre 2022
UNAD confía en que la nueva Ley de Empleo mejore la inserción laboral de las personas con adicciones
• Los estigmas relacionados con la adicción generan grandes dificultades de acceso al mercado laboral

• Este jueves el proyecto de ley se someterá a debate y votación en el Pleno de la Cámara Baja para su posterior remisión al Senado

UNAD, la Red de Atención a las Adicciones, y sus más de 200 organizaciones confían en que el proyecto de Ley de Empleo salga adelante y mejore la inserción laboral “real” de las personas con adicciones. Este grupo ha sido considerado de ‘atención prioritaria’ en el artículo número 50 del texto legal.

Esto es una demanda que lleva realizando la Red de Atención a las Adicciones durante años y que ahora verá la luz gracias a la incidencia y el trabajo de la propia organización.  Este jueves el proyecto de Ley de Empleo se someterá a debate y votación en el Pleno de la Cámara Baja para su posterior remisión al Senado.

El presidente de UNAD, Luciano Poyato, ha explicado que las personas con problemas de adicciones, en ocasiones, ven cómo se quedan fuera del mercado laboral debido a la adicción, por lo que, “consideramos necesario que, una vez superado el tratamiento terapéutico correspondiente, puedan volver a insertarse con las mayores facilidades posibles en una sociedad en la que el trabajo remunerado es el eje principal para la subsistencia, cuidado y desarrollo de la propia vida”, ha subrayado.

En este sentido, ha dado a conocer que UNAD cuenta con una comisión de intervención sociolaboral formada por personas expertas y que, entre sus objetivos, está la labor de incidencia para favorecer el acceso al empleo de personas con problemas de adicciones, así como la orientación sociolaboral a través de itinerarios individualizados y la sensibilización para el acceso al empleo o servicios específicos de orientación.

El presidente también ha recalcado la necesidad de apoyar y de dar prioridad a este grupo, ya que tiene graves dificultades de acceso y permanencia en el mercado de trabajo, no solo por su propia adicción, sino también por los estigmas que recaen sobre estas personas.

Por último, desde UNAD han subrayado que “todas las personas tenemos un valor que aportar en la sociedad, unas habilidades o una perspectiva. Si ofrecemos nuevas oportunidades de incorporación a las personas con adicciones, estamos sumando talento y valor a nivel social, además de estar favoreciendo el ejercicio de derechos básicos”. En este punto, han apelado a la responsabilidad social de las empresas para poder lograrlo.

La ley, además de incluir a las personas con adicciones, también considera como colectivos de ‘atención prioritaria’ a jóvenes especialmente con baja cualificación; personas desempleadas de larga duración; personas con discapacidad o con capacidad intelectual límite; personas LGTBI (en particular trans); mayores de 45 años; personas migrantes y otros grupos de población.

Asimismo, la Ley de Empleo resalta que los programas específicos y las medidas de acción positiva se reforzarán en los supuestos en que se produzcan situaciones de interseccionalidad.