Foto de Chris Liverani para Unsplash
28 mayo 2021
La Plataforma del Tercer Sector aboga por la "cogobernanza" para responder a los problemas sociales actuales

El presidente de la Plataforma del Tercer Sector, Luciano Poyato, ha asegurado que la pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia y la necesidad de colegiar esfuerzos entre las ONG y las administraciones públicas para ser capaces de trabajar en “cogoberanza”, ya que la crisis sanitaria, social y económica es una “responsabilidad compartida”.

Así lo ha subrayado Poyato durante el webinar titulado ‘Tercer Sector y COVID-19. Un año después’, que ha organizado el Observatorio Vasco del Tercer Sector de Acción Social con el objetivo de reflexionar sobre cuál ha sido el impacto de la crisis en las entidades sociales, en las personas destinatarias, en los servicios, actividades y en la incidencia política. En la jornada también ha participado el presidente de Sareen Sarea, Borja Doval; y la presidenta de la Taula del Tercer Sector de Cataluña, Francina Alsina.

Durante su intervención Poyato, ha resaltado que la crisis de la COVID.19 ha supuesto una gran prueba de esfuerzo para el sector, pero al tiempo ha servido para demostrar una vez más que las ONG tienen un papel “esencial” en la sociedad ya que “hemos estado en todo momento en primera línea para atender las necesidades de las personas”, incluso, ha indicado, cuando los servicios sociales se han visto desbordados.

Además, en el plano de la incidencia política, el presidente ha destacado que el Tercer Sector ha estado en todo momento dispuesto a la colaboración activa con las administraciones para llegar a las personas que más lo necesitaban, al tiempo que ha destacado los frutos de ese trabajo ya que se ha conseguido el reconocimiento de las organizaciones del Tercer Sector como colaboradoras de la Administración General del Estado para acreditar situaciones de vulnerabilidad en el consumo energético, o el impulso para la aprobación del Ingreso Mínimo Vital, entre otros.

Por último, se han puesto sobre la mesa los retos a los que tiene que hacer frente el sector que pasan por garantizar el ejercicio de los derechos de las personas mediante el fortalecimiento del Estado del Bienestar y la provisión universal de la protección social; conseguir la estabilidad económica de las ONG y el diálogo con el Gobierno; y participar  en la gestión del nuevo periodo de programación de los fondos europeos 2021-2027, en el Plan España Puede y en otras vías europeas que permitan seguir atendiendo con la misma garantía y solvencia a los colectivos que más lo necesitan.

“Es tiempo de reconstrucción social y económica y es tiempo de que las organizaciones del Tercer Sector sean escuchadas”, ha concluido Poyato.