29 diciembre 2021
El camino de la incorporación sociolaboral
Por Elisa Arbizu Labarta (ANTOX). Integrante de la Comisión de Incorporación Sociolaboral de UNAD

Los modelos de intervención en drogas y adicciones llevan décadas evolucionando. La investigación en torno a las drogodependencias ha pasado de centrarse en temas biológicos a integrar progresivamente otros aspectos como la salud, el entorno social, el plano psicológico o la diversidad cultural. Es la consecuencia de considerar la adicción a las drogas como un asunto multicausal e interconectado. Cuando nos adentramos en el área de la incorporación sociolaboral de las personas con adicciones es igualmente fundamental tener presente esta conjunción de perspectivas.

Laexperiencia nos ha llevado a comprender la necesidad de no dejar en el olvido otras esferas personales complementarias en el proceso de la persona usuaria, que hacen necesaria la inclusión de nuevos perfiles profesionales y nos impulsan a conformar unos equipos cada vez más interdisciplinares. También hemos tomado consciencia de la tendencia de las atenciones a poner un mayor énfasis en la fase de acogida del tratamiento, y menos en la de cierre, cuando la práctica nos muestra continuamente que la sensibilidad del proceso en adicciones está presente en todas sus fases.

Sin embargo, la realidad que nos encontramos muchas veces es que la intervención psicológica y sanitaria tiene un soporte económico y sociopolítico ya aceptado como parte necesaria en la atención a personas con adicciones, a diferencia de la atención en otras esferas personales. Pero si aceptamos la premisa de que la atención a personas con adicciones debe ser integral, tenemos el compromiso de poder ofrecer, en servicios como la incorporación sociolaboral, la misma estabilidad y consistencia que en otras áreas para conseguir brindar un tratamiento completo. Y es que si no atendemos el resto de las esferas de la persona, la intervención estaría obviando gran parte de sus características y, por lo tanto, no supondrá una atención integral real.

Y si además de mirar hacía en tipo de atención que prestamos como profesionales, nos ponemos como personas observadoras de la sociedad en su conjunto, también hay mejoras por hacer respecto a la incorporación sociolaboral.

El concepto "Ubuntu" puede servirnos como referencia. Este término, procedente de Sudáfrica, se basa en que todas las personas estamos destinadas a relacionarnos, a vivir en comunidad. Podemos entender mejor Ubuntu a través de la frase "yo soy porque nosotros somos". Siguiendo esta premisa, se antoja necesario llevar a cabo una sensibilización y concienciación social sobre este mensaje para que realmente exista una atención integradora y comunitaria efectiva. Es ineludible comprender que aquellas circunstancias negativas que afectan a una persona tienen repercusión sobre toda la comunidad, y todas las personas y entes de la sociedad debemos ser sujetos activos en los procesos de inclusión social.

En este punto, no podemos obviar la importancia de la responsabilidad social de las empresas en relación con la incorporación sociolaboral de las personas con adicciones, ya que a día de hoy aún existe un estigma sobre esta población que sigue dificultando su recuperación y su regreso, como parte activa, a la sociedad.

En definitiva, se evidencia la necesidad de poder ofrecer una atención integral e integradora en los procesos de tratamiento de adicciones, lo que refuerza la idea de poner un mayor cuidado en la fase de incorporación sociolaboral. Y es que aún queda camino por recorrer para poder ofrecer un servicio de incorporaciónsociolaboral adecuado y completo a las personas con adicciones, pero es trabajo de todas y todos como profesionales y como sociedad el seguir construyendo hacia ese objetivo.